La interoperabilidad permite que diferentes sistemas, dispositivos, aplicaciones o productos puedan conectarse y comunicarse de forma coordinada, y de forma transparente para el usuario final. Algunas funciones de los componentes interoperables incluyen acceso a datos, transmisión de datos y trabajo colaborativo, independientemente de su desarrollador u origen. Esto ayuda a que las organizaciones operen con mayor eficiencia y visibilidad de la información.

Hay varios tipos de interoperabilidad, dependiendo del nivel de interconexión:

  • Interoperabilidad sintáctica: Es la capacidad que tienen las distintas plataformas para intercambiar datos a partir de protocolos comunes de comunicación, utilizando estándares de formato como XML y SQL.
  • Interoperabilidad semántica: Permite el intercambio de contenidos de forma correcta, precisa y automática, por medio de modelos comunes de datos estructurados, estándares y catálogos. Esto se logra cuando la estructura y codificación de los datos es uniforme entre todos los sistemas involucrados.

Potencial para todo tipo de industria

La interoperabilidad entre aplicaciones, bases de datos y sistemas es la clave para el desarrollo de funciones más avanzadas, como el Internet de las Cosas (IoT). 

En el sector de la salud, permite optimizar y automatizar la calidad de la atención médica, al integrar la información de laboratorios, expedientes clínicos, farmacia y equipos inteligentes de monitoreo, lo que permite obtener diagnósticos más precisos, mejor atención y un seguimiento de los tratamientos más preciso. 

Las empresas de telecomunicaciones tienen la posibilidad de operar diferentes servicios de manera efectiva y desarrollar nuevos servicios incluso de otros sistemas. Esto da la posibilidad de monitorear toda la red, integrar equipos inteligentes que hagan autodiagnósticos y detectar fallas incluso antes de que se produzcan. 

En el desarrollo de software, brinda funcionalidad para que diferentes programas intercambien información, compartan archivos y utilicen los mismos protocolos para un mejor aprovechamiento de datos, lo que se traduce en automatización de procesos y hasta en analítica con inteligencia artificial.

Beneficios de la interoperabilidad

  • Reducción de costos de operación y mantenimiento
  • Acceso a la información relevante para apoyar la toma de decisiones
  • Datos de calidad para eficientar la operación y detectar oportunidades de negocio
  • Procesamiento de datos con un tiempo mínimo, aumentando la eficiencia y la productividad

De esta forma, la integración de sistemas y dispositivos dan una ventaja estratégica que además establece las bases para un mayor crecimiento en el mediano y largo plazos.

Atrévete a dar el siguiente paso en innovación de TI.